Ya soy grande y soy...

Blog blog mercadito2 05feb16
Y es posible que la edad, la inseguridad, los miedos, los fracasos y las incertidumbres de la vida, nos hayan detenido. Nos hayan robado los sueños y lo peor, nos hayan robado las ganas de soñar.

Cuando sea grande quiero ser…

Hace un tiempo escribímos sobre sueños, retos y emprendimientos: Cuando se grande quiero ser.     

Desde pequeños hemos soñado y aspirado a algo. Hay una importancia vital en los sueños. Tú sueño es tu pasión, tu motivo de levantarte cada día, tu motor de energía, tu oportunidad de cambiar a este mundo que cada día sueña menos y se vuelve más frío y duro.

Y es posible que la edad, la inseguridad, los miedos, los fracasos y las incertidumbres de la vida, nos hayan detenido. Nos hayan robado los sueños y lo peor, nos hayan robado las ganas de soñar.

Cuando conocimos a Cinthya, encontramos en ella algo que no habíamos visto en nadie. Amor a los sueños de otras personas. Un sueño de ver los sueños realizados de aquellos que alguna vez dijeron: “Yo quería ser o hacer pero no lo logré”

Cinthya hizo lo que a muchos nos cuesta muchísimo. La valentía de soñar. Y soñar en grande. Soñar para que otros vuelvan a soñar.

El sueño de Cinthya

Cinthya de Puhach, es una mujer salvadoreña, constructora, motivadora, emprendedora y hacedora de su sueño. Su sueño y el de muchas personas más.

La directora del emprendimiento, “El Mercadito” (sino sabes qué es, podés leerlo aquí), tuvo la visión de promover el talento de emprendedores salvadoreños y así impactar en el país de forma positiva. El movimiento de emprendedores ha crecido desde sus inicios. Actualmente conviven cuatro generaciones de emprendedores. Todos emprendimientos locales y con un objetivo en común: Ser una comunidad de cambio.

Y no, no es solo un evento que se realiza de vez en cuando y donde uno puede comprar “cosas bonitas” en la calle. El Mercadito trasciende más allá de ser un punto de reunión de emprendedores. Es una comunidad. Es una forma de vivir. Es una forma de cumplir y ver sueños: nacer, crecer y desarrollarse.

Los emprendimientos son 100% locales, salvadoreños y propios. Promueven el amor por lo local, el sentimiento de pertenencia, el orgullo de ser salvadoreños y saber que aquí también hay cosas “chivas”.

Los emprendedores conviven entorno a una religión: La gratitud. Cinthya, nos comentó cómo adoptaron ésta religión dentro de la comunidad: “Parte importante de El Mercadito es ésta religión (la gratitud) cuando tú das, se te va a regresar. Así como tú has sido bendecido dentro de El Mercadito, tú podes dar.”

 

 

El Mercadito” impulsa a que las personas que forman parte de él puedan cambiar su forma de pensar y ser agentes de cambio en el país. “Paso de ser una organización con solo la finalidad de retorno de inversión a ser una comunidad llena de valores y principios. Cada emprendedor sabe sus valores y lo que tiene que hacer, todos se apoyan y cambiaron su forma de pensar”, nos comentó Cinthya.

“Si yo cambio como emprendedor y tú cambias como emprendedor, cambiamos la sociedad y hacemos un mejor país”, dice la directora. Al final el objetivo de este emprendimiento es poder crear ésta armonía de cooperación, amor y gratitud. Cuando yo logró cumplir mi sueño, motivo a otros a que puedan volver a creer en su sueño. Soy un ejemplo vivo de que en éste país se puede cuando se quiere y existe la motivación correcta. Eso es “El Mercadito”.

Cinthya, nos comentó que para ella no es un beneficio económico dirigir ésta comunidad de personas que quieren volver a soñar y motivar a otros a hacerlo. Pero sí ha ganado algo más grande que una retribución monetaria y eso es poder ver los sueños, el talento y emprendimiento de sus amigos, familiares y muchos salvadoreños, que antes no tenían una forma de impulsar sus sueños, ahora convertidos en historias de éxito. El Mercadito hizo posible sueños. Y ese es el mejor logro de todos.

Si tú estás en proceso de realizar tu sueño, si hace mucho tiempo dejaste de soñar o si aún no sabes cuál es tu sueño, sea cual sea tu situación, deja de soñar. BASTA. Basta de que los sueños se queden guardados en una hoja de papel que quizás nunca más vamos a volver a ver. Hace tus sueños realidad. Hace que la gente conozca tu sueño y se inspiren por él. Se inspiren al ver que tuviste la valentía de convertir en ese sueño más que tinta en un papel sino en acciones de cambio en el país.

Cambiemos el “cuando sea grande, quiero ser…” por “ya soy grande y soy…”.

Soy esa persona feliz con lo que está haciendo HOY porque estoy haciendo lo que siempre soñé.

¡No te pierdas El Mercadito este 6 y 7 de febrero en CIFCO! Conoce más aquí: El Mercadito


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

1
  • User default
    Ana Maria Molina
    Por: Anominimo hace casi 2 años

    La Ale es una chica linda con un gran corazón, entregando todo lo que ella es a su pasión...te amamos little Ale!

Te podría interesar

Shoeing, una organización dirigida por niños

"Somos niños de colegio, motivando a nuestra generación a dar nuestros zapatos usados para que no existan niños descalzos en El Salvador"


¿tengo experiencia laboral?

Muchas veces pensamos la experiencia laboral se resume a aquellas oportunidades remuneradas de larga duración con una empresa formal establecida; sin embargo tus horas sociales, pasantías o proyectos de cátedra cuentan como experiencia laboral.


Luces, cámara… in action.

Luces, Cámara, … In Action! Por Vanessa Calderón ¡Atrévete a ser valiente! “Atrévete a enfrentarte a ti mismo y cambiar tus acciones para obtener resultados diferentes.


Tags más populares