Todos alcanzaremos ese nivel

Blog blog banner grabriel2
Una de las cosas más normales que nos encontramos en la cotidianeidad del trabajo es pensar: “algún día llegaré a esa jefatura (gerencia, coordinación, etc.)”

Es como el proceso más normal del mundo pensar en nuevos retos, nuevas funciones y posiblemente mejores condiciones. Sin aspiraciones, ni ambiciones, pues prácticamente no seriamos más que los mismos al entrar y salir de nuestra vida laboral.

Sin embargo, muchas veces (incluyéndome) nos podemos sentir frustrados que nuestros compañeros y compañeras de la universidad, comenzaron sus pasantías o trabajos más temprano y por tanto ya tienen un puesto más ventajoso sobre los que deciden enfocarse 100% en sus estudios o han tenido ese esfuerzo para comenzar su vida laboral. Lo más normal del mundo es que aspiraremos a grandes trabajos de entrada, cosa que no es cierto, ya que muchas veces las experiencias construidas en nuestros primeros trabajos nos orientarán de verdad sobre lo que queremos ser profesionalmente en nuestras vidas, y al final en la vida laboral también hay que crecer: gatear antes de caminar.

En una de las pláticas más casuales que he tenido en mi paso por Unilever, recuerdo que una frase llego a mí en el descanso de parte de quien en ese momento era mi jefe: "todos alcanzaremos ese nivel". Y prestando atención, el mencionaba que tarde o temprano, con esfuerzo y dedicación, cada uno llegará a ese nivel laboral deseado o proyectado. Refiriéndose a varios de esos compañeros que él tuvo en la universidad.

Esas palabras sonaron en mi cabeza y pues pase un buen rato preguntando y dándoles vuelta, al final creo que el camino es diferente para cada uno de nosotros profesionalmente, tal vez cada una de las experiencias que nos marcan son en realidad las que nos forjan para prepararnos para ese gran reto dentro de nuestras ajetreadas vidas laborales, pensaba. Obviamente alcanzar aquel nivel requiere un esfuerzo constante, doloroso e incluso comprometido con las empresas o auto-empresas que realizamos. Aquel nivel que muchas veces soñamos es una meta muy personal. Es como subir esa montaña o terminar esa carrera. Al final no importa el tiempo, el esfuerzo, al final esa satisfacción de terminar y pensarte invencible. Son esas satisfacciones, pero a más largo plazo que nos pueden marcar en el crecimiento profesional.

Si bien, a veces, quisiéramos optar a “aquel” trabajo para mejorar nuestras condiciones, profesionalismo, por crecer. Es de considerar nuestro recorrido dentro de cada una de las experiencias, que tal vez no sean las mejores por mil y un razones. Pero, sin lugar a dudas, para bien o para mal nos acercarán a la meta deseada. Como también recuerdo de Joven con Valor, nunca pero nunca perdamos “el norte”, ese empezar con el fin en la mente.

Sigamos ese norte por nuestros sueños profesionales. Y como decía una película muy conocida de los dos mil: “hay una diferencia entre conocer el camino y recorrer el camino”. El camino es diferente para todos, no nos cansemos nunca.

 

 ESCRITO POR:

 GABRIEL RIVAS

Soy un joven con una afición muy grande por el desarrollo humano y social, en especial por los jóvenes, buscando dejar un mejor lugar o experiencia a quienes me rodean. Aficionado a las energías renovables, las redes sociales y el voluntariado. Ingeniero industrial y con animos de seguir creciendo.

 


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

0

Te podría interesar

El decálogo de un voluntario

Creanme o no, yo sí creo que somos más de lo que vemos.


Las 6 preguntas difíciles de responder en una entrevista ...

La preparación previa a una entrevista de trabajo es vital para dar una buena impresión al reclutador. Sin embargo las respuestas muy estructuradas y preparadas no siempre reflejan lo mejor de vos.


Porque ser inteligente ¡no basta!

Se dice que la inteligencia humana es definida como la capacidad para aprender, razonar y resolver problemas, adaptarse a nuevas situaciones, comprender ideas, manejar conceptos abstractos y aprender.


Tags más populares